The Good Wife

‘The Good Wife’: bufetes, abogados y Alicia Florrick

Poco a poco voy cumpliendo con algunos de los objetivos seriefilos marcados a comienzos del año 2014 (aunque no está siendo fácil por la falta de tiempo). Ya os he hablado de las acabadas ‘Breaking Bad’, ‘Fringe’ y ‘Cómo conocí a vuestra madre’ y ahora le toca el turno a ‘The Good Wife’ que me ha enganchado de principio a fin. [Contiene spoilers].

Tengo que reconocer que la serie jamás me había llamado la atención. El título (muy mal escogido por cierto) no ayudó a que me sintiera intrigado por las tramas de una mujer que se queda al lado de su marido cuando éste confiesa que le ha sido infiel. Sin embargo sus nominaciones a los grandes premios y el reconocimiento de los críticos hicieron que estuviera apuntada en mi lista de ‘pendientes’ hasta ahora.

CBS suele traernos series de tramas autoconclusivas (como por ejemplo la franquicia ‘CSI’, ‘El Mentalista’ o ‘Mentes Criminales’), algo que nunca me ha complacido demasiado. Tenía pinta de empezar y acabar los argumentos dedicados a abogados y ser un batiburrillo de cosas legales complicadas y difíciles de entender. Pero ‘The Good Wife’ me ha dado una grata sorpresa cuando he descubierto la verdadera pasión por la abogacía, los juzgados y sobre todo por Alicia.

Los comienzos fueron lentos, con paso firme y marcando la actitud de cada uno de los personajes que veríamos en la serie. Alicia entra a trabajar en un bufete gracias a un ‘amigo’ y desde ahí comenzará su carrera meteórica en la profesión. De asociada a socia y de socia a creadora de un bufete (y quién sabe dónde puede llegar, la sexta temporada empezará resolviendo una gran duda de la season finale).

Debemos detenernos en quinta temporada de ‘The Good Wife’, la temporada del cambio, la temporada donde lo han arriesgado todo y han logrado convencernos. Cambios de estrategias y de bufetes que han estado marcados por la inesperada muerte de Will Gardner, un personaje importantísimo que dejará graves consecuencias en los personajes más próximos a él. Algo muy interesante de contar.

La serie ha sabido reflejar el día a día de la abogacía, que nos interesemos por los casos legales más insignificantes y hacernos disfrutar con la competencia (legal y deslegal) de los diferentes abogados que han ido apareciendo. Todo gracias a unos guiones bien construidos y una trama que evoluciona favorablemente.

Ahora no me extrañan las nominaciones de Julianna Margulies porque ella ha nacido para interpretar a Alicia Florrick. Es perfecta, calculadora y todo lo adorna con un toque de elegancia y superioridad inconfundible. Claro que a su alrededor también tenemos otros secundarios de excepción (Matt Czuchry, Archie Panjabi, Christine Baranski, Chris Noth y Alan Cumming) que han hecho de ‘The Good Wife’ lo que es hoy en día, una de las mejores series dramáticas de la televisión.

  • Artículo publicado originariamente en La Vanguardia.
  • Fecha: 12 de junio de 2014.

Deja un comentario