Un año en la Biblioteca Nacional de España

Parece que fue ayer cuando entraba en la Biblioteca Nacional de España por primera vez, asustado, con miedo y a la vez con la inquietud de trabajar en una institución de tal magnitud. Hace un año me seleccionaron en una de las becas de investigación y especialización abriendo ante mí una nueva oportunidad laboral cargada de instantes únicos.

Han sido tantas experiencias las vividas entre las paredes del magnífico edificio emplazado en el Paseo Recoletos que sería imposible resumirlos en unas líneas, pero lo voy a intentar.

La Biblioteca Nacional de España tiene identidad propia y no solo por lo que supone en el mundo ni tampoco por la relevancia de sus manuscritos (que son muchos), lo más importante es la valía de sus trabajadores, de la gente que día a día lucha por dar a conocer el magnífico patrimonio que existe en su interior y que custodian como si se tratara de su mayor tesoro.

Puedo destacar la confianza depositada desde el primer día en un equipo que no sabía cómo funcionaban las cosas. Allí estaba nuestra jefa que con una frase consiguió motivarnos, alentarnos y darnos el ánimo suficiente para empezar esa aventura: “estáis aquí porque sois los mejores”. Ana Carrillo tuvo la capacidad de mejorar y aprender día a día, llegar con una sonrisa a pesar de la carga que llevaba sobre sus hombros, confiar en nosotros y saber delegar cuando las tareas comenzaban a acumularse.

Como coordinadora, gracias a Vanesa Cordente por su paciencia al explicarnos las cosas, por su preocupación en cada aspecto y por su energía para buscar siempre la excelencia hasta en el mínimo detalle; también a mi compañero Javier Pavia con el que ha sido sencillo trabajar desde el principio dialogando para coordinarnos de la mejor manera en beneficio del crecimiento y difusión de la BNE en las redes sociales; y mis dos becarios de departamento, Coral Toribio y Pablo Redondo, que más que colegas de trabajo, sé que ya son grandes amigos.

Como uno de los community managers, he sido el encargado de la difusión de contenidos en los medios sociales. Lo he hecho con pasión, dando a conocer el inmenso catalogo de obras que disponen y que ha hecho que mi trabajo resulté placentero y lleno de aprendizaje. He intentado poner todos mis conocimientos, difundiendo la cultura en su máxima categoría y a todos los autores que siguen vivos en el tiempo a través de sus obras.

Ha habido momentos difíciles, duros e incluso comprometidos pero todo ha supuesto un gran rodaje en mi carrera puesto que hasta de los errores se aprende. Como fan deEl Ministerio del Tiempo fue un privilegio que confiaran en mí para ponerme al mando de los guiones de Twitter que cada semana se difundían en tiempo real con el episodio de estreno y servían de apoyo y ampliación de conocimientos sobre nuestra propia historia.

Por todo ello y mucho más, ¡gracias!

3 Comentarios

  • Jim Julio 9, 2017 Reply

    En cada palabra se refleja la experiencia mágica, maravillosa y, especialmente, emotiva que has vivido en este lugar. Las puertas de este magno edificio se abrieron para ti, pues sólo la gente grande de verdad tiene cabida enuna empresa de tal importancia. Y con la expresión grande, no sólo me refiero a grande como profesional válido para lo que la Biblioteca te ha encomendado, sino también por la maravillosa persona que hay detrás de cada escrito.
    Sin duda ha sido un viaje espectacular el que has hecho este último año..pero te aseguro que vendrán muchos mas y en ellos demostraras toda tu valía como los guerreros en el campo de batalla.
    Es admirable que hayas trabajado en este lugar los últimos meses. Mi más sincera enhorabuena. Y ahora, sin pesar ni tristeza, sigue adelante, pues un mañana lleno de luz te espera.

  • Pérez Julio 9, 2017 Reply

    La virgen… Que sólo era una beca…

    • Iván Martínez de Miguel Julio 11, 2017 Reply

      Tal vez para ti lo sea, para mi NO.

Deja un comentario