Rubén de Eguía

[Entrevista] Rubén de Eguía (‘Mentiras’): «Esta serie es el futuro y su manera de narrar un drama a través del suspense»

Entrevista a Rubén de Eguía, actor al que conocimos en la serie adolescente ‘Merlí’, se paseó por ‘Acacias 38’ como Diego Alday, dio vida a un joven Antonio Alcántara en ‘Cuéntame cómo pasó’ y ahora estrena ‘Mentiras’ para AtresPlayer donde se convierte en Ricard

Rubén de Eguía lo tuvo claro cuando tuvo que decidir entre estudiar Arquitectura o Teatro. Comenzó en las tablas de los escenario en grandes producciones y rodeado de actores muy reconocidos por el público. Su saltó a la televisión se fraguó con el fenómeno fan de ‘Merlí’, donde daba vida a Albert. Más tarde se adentró en ‘Acacias 38’, una serie diaria de ritmo frenético donde interpretó a  Diego Alday en más de 100 episodios. Recientemente dio vida a un joven Antonio Alcántara en ‘Cuéntame cómo pasó’ y ahora ha estrenado ‘Mentiras’ para AtresPlayer  donde se transforma en Ricard. Hemos tenido la oportunidad de hablar con él, repasar su trayectoria interpretativa en el teatro y la televisión y los futuros proyectos que todavía están por llegar.

  • Empecemos por el principio, ¿cuándo supiste que querías dedicarte a la interpretación? ¿nació desde pequeñito o te diste cuenta más tarde? 

Cuando me tocaba escoger carrera. Estaba entre Arquitectura y Teatro y pensé «mejor me lanzo a esto ya que siempre puedo ir a la Arquitectura, pero empezar teatro de más mayor pensé que eso sí sería más complicado».

  • Tus primeros papeles fueron sobre las tablas de un escenario, ¿que recuerdos tienes de tus inicios en espectáculos teatrales como ‘La vida por delante’ o Luces de Bohemia’? 

Miro atrás y fui muy afortunado de empezar con proyectos tan potentes y sobretodo rodeado de gente mayor con tantas tablas. He tenido la suerte de estar en proyectos con gente mayor que te sirven de referentes. Y evidentemente el aprendizaje con los más expertos.

  • ¿Trabajar con grandes actores y directores se convirtió en una verdadera escuela después de estudiar en el Institut del Teatre en Barcelona? 

Esa es una suerte con mayúsculas. Y también a nivel personal.

  • Uno de tus primeros papeles en televisión fue en la serie ‘Merlí’ para TV3, ¿cómo fue la experiencia y cómo describirías a Albert, tu personaje? 

¡No tenía ni idea! No me imaginaba que estaba entrando en un sector que me enamoraría y me fascinaría. El trabajo con la cámara, en relación con el teatro, es parecido y distinto a la vez. Aunque cada proyecto, cada equipo, cada director/a es un mundo.

Albert es un tipo noble de quien te puedes fiar. Tiene claro lo que quiere, pero no impone. Si tu quieres dejarlo con él, no intentará convencerte de que no.

  • ¿Os esperabais el fenómeno fan que se desató tiempo más tarde con ‘Merlí’, convirtiéndose en todo un referente de las series para adolescentes? 

El mundo de las series y el fenómeno fan, por suerte, no es una fórmula. Es casi un elemento tocado por un punto de arbitrariedad. Y lo digo como espectador, he visto series que no entiendo que no sean un boom comercial. Viniendo de teatro, tienes muy claro que el trabajo del actor es mejor hacerlo con raíces, porque pueden aplaudirte mucho y puedes no gustar también.

  • Más tarde, te vimos en la ficción ‘Acacias 38’, ¿cómo fue la experiencia de fichar por una de las series de mayor éxito de sobremesa? 

De ‘Acacias 38’ me fascinó el ritmo. Vengo del deporte y el año que estuve rodando en Acacias me lo pasé en grande con ese ritmo de atleta. El resultado que se consigue al ritmo que hay que rodar para servir un capítulo diario… es alucinante. Y eso solo se consigue con equipos con las pilas a tope donde cada uno aporta su talento y no hay espacio para egos. En ese sentido, trabajar en una diaria creo que es un ejercicio de humildad, en el mejor sentido de la palabra. Eres una ficha más de un engranaje delicado. Me gustó mucho.

  • Interpretaste durante más de 100 episodios a Diego Alday, ¿qué puedes decirnos de tu personaje y su evolución a lo largo de tanto tiempo? 

De Diego Alday me gustaría tener muchas cosas que admiro de un tipo así. Es muy valiente el tipo. Vamos, te salva de cualquier problema. Por ti viajaría hasta la luna. Ahora bien, es muy impulsivo. Yo también puedo serlo. Supongo que todos tenemos un poco de todo con la diferencia que la mesa de mezcla (como un dj) de cada uno es distinta. A Diego Alday le perdía a veces el corazón, eso me despierta empatía hacia él. Es importante encontrar los fantasmas de los personajes, qué les pierde.

  • ¿Cambia mucho el ritmo de trabajo de una serie diaria al de una serie de emisión semanal? 

Puede cambiar. Sí. Aunque las semanales también van a un ritmo potente. Me atrevería a decir que sobretodo en lo que hay más tiempo en una semanal es a encuadrar bien, las luces… Pero a nivel actoral tienes que traer tu trabajo hecho de casa y ahí estar dispuesto a jugar, pero en principio… no es tu espacio para cagarla. Imagínate el rodaje de una serie dónde los que se encarguen de la luz se pongan a probar… (risas). En cualquier caso, no podría generalizar, dependerá de cada proyecto y del director/a

  • En ‘Cuéntame cómo pasó’ tuviste un personaje corto pero intenso, ¿cómo fue meterse en la piel de un joven Antonio Alcántara? 

Qué maravilla cuando tienes un referente. Hacer a alguien que ya existe es un reto, tienes un listón y debes acercarte y por el camino hacerlo tuyo. Ojalá vengan más retos así.

  • Recientemente hemos podido verte también en ‘Mentiras’, la nueva producción de AtresPlayer para su plataforma, ¿qué ofrece esta nueva serie? 

Esta serie es el futuro. Esta manera de narrar un drama a través del suspense. Como espectador creo que que hoy en día casi todo pasa por el suspense… porque si no cambiamos de serie, de plataforma… ¡Es tan salvaje la oferta audiovisual como espectador! ‘Mentiras’ no deja de ser una serie de género de drama, pero está servida en clave de suspense. No sabes, y quieres saber!!!

También me gusta mucho de la serie ‘Mentiras’, el reparto. Curro, uno de los directores es un crack. Y con Norberto López tenía unas ganas tremendas, tiene una sensibilidad difícil de encontrar.

  • ¿Cómo es Ricard, el personaje que interpretas en la ficción? 

Si algún día te va mal, espero que tengas un Ricard cerca. No te va a juzgar y va a estar ahí por ti. Si yo fuese capaz de eso… (risas)

  • A pesar de ser un año muy diferente a otros, ¿qué otros proyectos tiene Rubén de Eguía en el futuro de los que puedas hablarnos? 

Pues en cuanto abran los teatro tenemos pendiente de estrenar ‘El Enfermo Imaginario’ en el Teatro Clásico, con José María Flotats y Anabel Alonso entre otros. Que no pare el ritmo. Y que se llenen los teatros. Y a disfrutar.

Deja un comentario