Sergio Mur

[Entrevista] Sergio Mur (‘Servir y Proteger’): «Caimán tiene mucho que contar y está funcionando muy bien»

Entrevista a Sergio Mur, actor que se ha colado en nuestras casas en series como ‘Sin tetas no hay paraíso’, ‘Física o Química’ o ‘Cuéntame cómo paso’. Después de dar el saltó internacional y sus papeles en ‘Las chicas del Cable’ y ‘Hospital Valle Norte’, podemos verle cada día en ‘Servir y Proteger’

Sergio Mur dejó su carrera de Ciencias Químicas para dar un saltó al vació apostando fuerte por la interpretación. Comenzó en la serie juvenil ’20TANTOS’ pero ha formado parte del elenco de series españolas muy importantes a lo largo de los años como ‘Cuéntame cómo pasó’, ‘Sin tetas no hay paraíso’ o ‘Física o Química’. Dio el saltó internacional para protagonizar series tan conocidas al otro lado del charco como ‘Reina de Corazones’, ‘El Reino de los Cielos’, ‘Doña Flor y sus dos maridos’. Tuvo un gran papel muy difícil en la ficción de Netflix, ‘Las chicas del Cable’, se paseó por los pasillos del ‘Hospital Valle Norte’ y ahora le vemos a diario en ‘Servir y Proteger’. Hemos tenido la ocasión de hablar largo y tendido con él para hacer un repaso a su trayectoria interpretativa, nacional e internacional, comentar los trabajos más importantes en su carrera y dónde podremos verle a partir de ahora.

  • Hoy charlamos con el conocido actor Sergio Mur, ¿cuándo y cómo decidiste que la interpretación se convertiría en tu profesión?

Octubre de 2001, después de matricularme en mi supuestamente último curso de Ciencias Químicas en la UAM y decidir casi a acto seguido, que mi viaje en la facultad de Ciencias Químicas terminaba ahí mismo, no llegué a entrar en ninguna clase de ese curso. Fue un salto al vacío para mí, una decisión que generó conflicto en mi familia, que era difícilmente entendible y que yo veía como el camino por el que quería apostar, para ello necesitaba eliminar los planes B, para poder centrarme.

Me di de plazo hasta el verano para conseguir un trabajo profesional como actor, puse menús en La Musa Malasaña y La Musa La Latina para financiarme y poder gestionar la situación con mis padres, y lo compaginé con mis clases de teatro, estaba en tercero, último curso de la que fue mi primera escuela de interpretación, donde aprendí de la maestra argentina, terapeuta Gestalt, Claudia Fres.

Me centré mucho en lo que quería y en Mayo de 2002, Carmen Utrilla, me hizo una llamada perdida a mi Alcatel One Touch y al salir del metro para ir a cubrir el servicio de comidas en La Musa Malasaña, vi la llamada, me fui a una cabina, de esas que ya no existen, y la llamé de vuelta, me dijo que era uno de los protagonistas de “20TANTOS” la nueva serie juvenil de BocaBoca y Tele5, ahí empezó todo esto.

  • Como muchos otros actores, tus inicios fueron en una serie adolescente como ‘20TANTOS’, ¿cómo la recuerdas?

Fuimos un grupo compuesto por Cristóbal Suárez, Noelia Castaño, Bárbara Lluch, Pilar Abella, Marco de Paula, William Miller, Bárbara Elorrieta, Anna Ycobalzeta, Quim Vila, Alberto Amarilla, Javier Lago, Manex Rekarte y Sara Illán, entre otros compañeros y compañeras.

Fue una nueva serie juvenil que vino a ocupar el hueco que dejaba Al Salir de Clase. No nos fue todo lo bien que hubiéramos querido, pero ese fue mi inicio y esa la generación de actores con los que empecé y donde me identifico.

  • Estuviste en ‘Sin tetas no hay paraíso’, ‘Cuéntame cómo pasó’ o ‘Física o Química’, ¿qué se siente al formar parte de algunas de las series más conocidas de la televisión nacional?

Mi personaje en ‘Sin tetas no hay paraíso se llamaba Soria y en ‘Cuéntame cómo pasó se llamaba Javier. Éste segundo, lo tuve que dejar para poder hacer ‘Física o Química’ donde tenía un personaje con mayor recorrido y compaginar ambos proyectos, me dijeron que
no era posible.

Mi paso por ‘Física o Química’ es mucho más significativo para mi, por ser un personaje principal, nos llevamos el Premio a la Mejor Interpretación en TV SHANGAY 2010 ex aqueo con Javier Calvo y Adrián Rodríguez. Pero sin duda, tanto ‘Sin tetas no hay paraíso’ como ‘Cuéntame cómo pasó’, fueron proyectos importantes, que me hicieron crecer, especialmente recuerdo Cuéntame cómo pasó, puesto que creo que es historia con mayúsculas de nuestra TV.

  • Entraste a formar parte del spin off de ‘Gran Reserva: el origen’ que TVE emitió en las sobremesas, ¿cómo era Roberto Vega?

Yo lo recuerdo como un personaje muy bonito, que enganchó con el público, por lo que me contaban Ramón Campos y Teresa Fernández-Valdés en aquel momento. Ese proyecto, que fue mi primer proyecto con Bambú, lo guardo con mucho cariño, tuve la posibilidad de trabajar con gente que admiraba y admiro mucho y lo que duró lo disfruté enormemente.

  • ¿Cómo se presentó la oportunidad de cruzar el charco para estar presente en el elenco de series importantes de su ficción?

Estaba rodando Shooting for Socrates, cuando recibí la llamada de mi manager, para decirme que Telemundo apostaba por mi y que me ofrecía un contrato para irme a Miami unos 7-8 meses. Nunca había estado allí y el proyecto fue Reina de Corazones y el personaje El Supremo, un personaje que me ha dado mucho.

Lo único que me dolió de aquello, es que no pude estrenar en teatro el montaje The Flying Circus: Los mejores sketches de los Monty Python. Un montaje dirigido por Santiago Sánchez, producido por LÓm Imprebis e Yllana, que ya había hecho en 2005-2006 y sin duda es uno de los espectáculos más maravillosos en los que he podido participar. Había que elegir y elegí y también me abrí un mercado y oportunidades nuevas.

  • En ‘El Señor de los Cielos’ interpretabas a Tim Rawlings y en ‘Reina de Corazones’ a Fernando San Juan ‘El Supremo’ ¿cómo fue la experiencia?

‘Reina de Corazones’ fue algo muy bonito, con un personaje que gustó mucho y me dio a conocer entre el público latino de USA y en parte de América Latina. Contamos una historia que generó muchos seguidores y seguidoras junto a Laura Flores, una primerísima actriz mexicana y una excelente compañera, la experiencia fue fantástica y la vida en Miami muy agradable.

‘El Señor de los Cielos’ era un proyecto mucho más ambicioso y cuando yo llegué en la tercera temporada ya era un éxito, aún así conseguimos mejorar las audiencias. Fue mi primer proyecto en la CDMX, Fueron 10 meses allí grabando del tirón la tercera y cuarta temporada. Tim Rawlings ha sido un personaje muy importante para mí, me dio a conocer en México donde la serie era un gran éxito. Tuve la oportunidad de trabajar con compañeras y compañeros fantásticos, actores de mucha calidad y personas con las que aún conservo una bonita amistad, seguimos reuniéndonos siempre que estoy por México.

  • Años más tarde, te dieron la oportunidad de estar en la comedia romántica ‘Doña Flor y sus dos maridos’. ¿Qué te llevas de esa telenovela?

‘Doña Flor y sus dos maridos’ la terminé de grabar en Mayo de 2019, ha sido mi primer protagonista en México y mi segundo proyecto con Televisa, después de Papá A Toda Madre, por el que me llevé el premio TvyNovelas a Mejor Actor de Reparto 2018, una comedia muy divertida de cuatro padres con familias desestructuradas y que fue sin duda un proyecto muy especial, donde hice grandes amigos.

‘Doña Flor y sus dos maridos’, era un proyecto muy bello; del que me siento muy orgulloso, por la lucha, esfuerzo y compromiso que me requirió y que quise darle. Fue algo más complejo en su desarrollo y tuvimos que resolver más situaciones, pero pude trabajar con actores fantásticos, una familia sin duda, gente muy talentosa, recuerdo especialmente a mi compañera Ana Serradilla, con quien contábamos la historia de Flor y Teo, un lujo. También con mi querido Joaquin Ferreira, éramos el trío protagonista. Fue un proyecto muy exigente en cuanto a la cantidad de trabajo que tuvimos que sacar adelante.

Volver a grabar bajo las órdenes de Benjamín Cann. Estos dos proyectos, son también especiales porque en ambos mi personaje es de origen mexicano y por tanto, lo hice con acento neutro, estoy muy contento de trabajar con ese acento y me gusta mucho cuando me escriben seguidores de allí sorprendiéndose al ver en mis redes que soy español.

  • También has formado parte del elenco de ‘Las chicas del Cable’, ¿se nota la internacionalidad que puede dar una serie para Netflix?

‘Las chicas del Cable’, me ha dado a conocer para público de diferentes países, así lo percibo a través de las redes, países como Argentina, Italia, Francia…

  • ¿Fue difícil meterte en la piel de un maltratador como Mario?

Creo que Mario es uno de mis mejores trabajos, al menos yo estoy en paz con lo que hicimos. Siento que Carlos Sedes me hizo enfocar las cosas por lugares que me sorprendieron y lo disfruté mucho. Hubo días complicados, defender un personaje cuando todo el equipo siente un enorme rechazo por lo que haces, tener que ser violento, me tocó mucho el día en que Mario le da la paliza a Ángeles y encierra a su hija en la habitación.

Con Maggie el trabajo siempre fue muy gustoso, pero aquel día recuerdo la cara de temor de la hermana de Maggie, Anahí Civantos, que hacía de nuestra hija y como lloró en una escena en la que le tenía que hablar duro, no era una actriz, era una niña asustada ante un hombre que la hablaba mal. Me sentí fatal, la había llevado un regalo intentando suavizar lo que venía por rodaje. Pero aún así, vi su temor al mirarme cuando me puse serio, insistí mucho con el equipo en no repetir toma, una vez y fuera, le doy las gracias a David Pinillos, director de aquellas escenas, por ser comprensivo.

También recuerdo el llanto de Maggie, necesario para soltar toda la tensión que generamos, toda la violencia que ejercía sobre ella, en la escena de la paliza. Aquella noche, me fui roto en el coche, recuerdo que luego le puse un mensaje a Maggie, me llevó días filtrarlo, por momentos si fue duro. Y como te digo, sigo pensando que quizá haya sido mi mejor trabajo o sin duda uno de esos que elegiría entre los más significativos y donde creo que más he acertado tocando la nota exacta.

  • Tras la ficción médica ‘Hospital Valle Norte’, ahora te podemos ver a diario en ‘Servir y Proteger’, ¿cómo llegaste a ambas series?

‘Hospital Valle Norte’, creo que es también, otro de mis trabajos más significados. Jon Mercero, me permitió disfrutar de tocar diferentes melodías, pasar de la comedia al drama y vuelta. Siento la comedia como un lugar que puedo habitar eternamente.

‘Servir y Proteger está siendo una delicia, mi personaje Caimán. Tiene mucho que contar y creo que está funcionando muy bien con toda esa patina de misterio que lo rodea. Me gusta mucho y me está permitiendo hacer escenas de acción, peleas con coreografías largas, que son un disfrute enorme para mi. Mi llegada a la serie, se gestó a través de TVE y de Tirso Calero, showrunner de ‘Servir y Proteger, con quién tenía ganas de volver a coincidir, después de Gran reserva: El Origen.

  • ¿Qué puedes decirnos sobre tu personaje, Miguel?

Miguel Herrera, Caimán, nombre con el que se le conocía en Africa, tiene un pasado vinculado a la violencia y a ese continente, un pasado que no consigue transcender. Un evento tremendamente significativo para él, le hace dar un enorme bandazo a su vida y decide empezar una vida, que le permita redimirse de su dolor, decide hacerlo ayudando a los demás.

Una vez en España, encuentra su lugar trabajando en la ONG Distrito Sur Acoge, ubicada en el Centro Cívico de la Plaza de La Parra. A partir de ahí…muchas cosas que no te puedo contar…y que espero que las puedan disfrutar todos aquellos que nos ven cada día.

  • ¿Es muy diferente el ritmo de rodaje y la presión de grabación de una serie diaria a una serie de prime time (semanal) o de una plataforma como Netflix?

La diferencia es fácilmente visible, cuando piensas en que en 6 meses vas a sacar 70 capítulos como en Doña Flor y sus dos maridos o como ahora en Servir y Proteger que en 9 meses sacaremos 200 capítulos, en comparación con los 5 meses que tuvimos para sacar los 10 capítulos de Hospital Valle Norte o los 4 meses para sacar 8 capítulos como hicimos en la primera temporada de Las Chicas del Cable.

Cuando te embarcas en una diaria con un personaje protagonista, algo que a mi me motiva mucho, tienes claro que vas afrontar una cantidad de trabajo muy alta, mucho estudio. El dinero determina el tiempo y el tiempo la cantidad de bloques, tomas y posibilidades para cada escena. Entender el formato en el que éstas, las necesidades de producción en cuanto a los minutos que hay que sacar por día y a partir de ahí darlo todo y luchar por contar la mejor historia posible

  • Y, por último, ¿qué otros proyectos profesionales tiene Sergio Mur en el futuro que pueda avanzarnos?

Estoy compaginando ‘Servir y Proteger’ con otro proyecto para Netflix, del que no puedo decirte absolutamente nada en este momento.

Deja un comentario