Llorenç González

[Entrevista] Llorenç González (‘Gran Hotel’, ‘Velvet’): «la evolución de Andrés y Jonás fue un regalo fantástico»

Entrevista a Llorenç González, actor al que hemos visto en series tan reconocidas como ‘Gran Hotel’ o ‘Velvet’ y ahora se pasea por la Plaza de los Frutos de ‘Amar es para siempre’ dando vida a Jacobo

Llorenç González es un actor todoterreno al que hemos visto en cine, teatro y bastantes series de televisión. Comenzó su carrera interpretativa estudiando arte dramático para saltar inmediatamente al panorama televisión primero con ‘Gran Hotel’ dando vida a Andrés y más tarde como Jonás en ‘Velvet’ y ‘Velvet Colección’. Ahora podemos verle como Jacobo todos los días en la Plaza de los Frutos de ‘Amar es para siempre’ mientras desarrolla su monólogo llamado ‘Tocando al frente’. Hemos tenido la ocasión de hablar con el ocupado actor para hacer repaso a su trayectoria profesional, hablar de sus trabajos más destacados y lo que le espera en un futuro.

  • Has hecho cine, muchas series para televisión y bastantes obras de teatro… ¿en qué formato te encuentras más cómodo? 

Cine he hecho muy poquito. Televisión y teatro bastante más. Me encuentro cómodo en ambos formatos pero si que con el teatro siento que lo comprendo y lo respiro como si fuera mi hogar. Hay algo del momento presente, que se vive en el teatro que es atractivo y atrapante.

  • ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la interpretación? 

Estudié arte dramático en el Institut del Teatre de Barcelona y tuve la gran suerte de terminar y ponerme a trabajar enseguida en una compañía profesional, la FEI (Factoría Escénica Internacional) capitaneada por Carme Portaceli. Con la FEI hice tres montajes casi de manera consecutiva y después fui trabajando con otros directores como Manuel Dueso, Lurdes Barba, Josep Maria Pou. Antes incluso de pasar por el Institut del Teatre, con unos amigos formamos la compañía de teatro Els Pirates con quién de manera amateur estrenamos, después de un año entero ensayando todos los domingos, una versión de la opereta de Gillbert y Sullivan, también versionada por Dagoll Dagom,“Els Pirates de Llafranc” . La gran mayoría de los amigos y amigas que participamos en esa obra, más tarde fuimos eligiendo el oficio de actor y actriz de manera profesional, y la compañía sigue funcionando e incluso gestionamos un sala de teatro en Barcelona, el Maldà Teatre.

  • Tal vez uno de los papeles por los que siempre te recordaremos es en la serie ‘Gran Hotel’. ¿Cómo fue la experiencia? 

Fue una gran experiencia en muchos sentidos. Entrar a formar parte del reparto de ‘Gran Hotel’ hizo que me fuera a vivir a Madrid donde sigo viviendo a día de hoy después de ocho años. Fue la primera vez que tuve la oportunidad de encarnar a un personaje con un recorrido dramático amplio y continuado, el placer de trabajar con gente con una trayectoria artística más que reconocida, como Concha Velasco o Adriana Ozores, entre otras y otros, y forjar nuevas amistades, con Marta Larralde, Pedro Alonso, Luz Valdenebro, Pep Antón Muñoz…. Fue la primera gran experiencia en el mundo que llamamos más mediático, que te reconozcan por la calle, te pidan fotos, Fue también la oportunidad de conocer Santa der y su maravilloso Palacio de la Magdalena. En definitiva una experiencia completa.

  • Como actor, ¿fue enriquecedora la trayectoria de Andrés a lo largo de la serie? 

Fue muy enriquecedora porqué el personaje de Andrés fue, poco a poco, empoderándose y afrontando situaciones que le hacían crecer y entrar de alguna manera en el mundo adulto. La evolución dramática del personaje fue muy bonita y sorprendente y disfruté mucho de cada etapa.

  • ¿Qué sentiste al compartir escenas con grandes de la interpretación como Concha Velasco, Adriana Ozores o Asunción Balaguer? 

Por supuesto mucho respeto, también un poco de miedo, por qué negarlo. Unas ganas casi ansiosas de hacerlo bien y también, finamente, descubrí y viví que no dejan de ser seres humanos y por lo tanto también se puede hacer bromas, y reírse, compartir y hasta contarse algunos secretos o confesiones.

  • Poco después entraste a formar parte de las Galerías Velvet, ¿qué se siente al llegar a una serie tan reconocida por el público? 

Lo cierto es que, de inicio, para mi, llegar a las Galerías Velvet fue afrontar un trabajo más. Quería hacerlo bien, entenderme enseguida con los compañeros y compañeras y estar a gusto con el personaje, seguir creciendo y conociendo el mundo de la ficción televisiva. Tenía la suerte de repetir con la productora Bambú Producciones, y ya sabía en términos generales, como trabajaban. Fue después cuando poco a poco me fui dando cuenta que estaba en una serie que veía mucha gente.

  • Tu papel de Jonás Infantes empezó siendo un dependiente para convertirse en un gran diseñador, ¿te ha gustado esa evolución? 

Una vez más, como pasó con Andrés en Gran Hotel, la evolución del personaje fue como un regalo fantástico. Un chico de provincias que gracias a su primo llega a la Galerías Velvet para ser dependiente y termina trabajando codo con codo y aprendiendo el oficio de diseñador, del diseñador por excelencia de las galerías, Raúl de la Riva, con el permiso de Ana Rivera, claro. Y finalmente con la continuación en Velvet Colección, Jonás ya es un diseñador reconocido. La evolución es completa, diría yo.

  • Ya se ha emitido el capítulo especial de despedida de ‘Velvet Colección’, ¿es el final más adecuado para despedirte de tu personaje? 

Creo que es el final más adecuado para toda la serie. Si bien es cierto que es complicado, a mi entender, tener que cerrar una historia de tantos años y con tantas tramas en un único capítulo, creo que el episodio final tiene los ingredientes que han caracterizado esta serie y eso es lo que espera el espectador.

  • Ahora te has incorporado a la familia Ordóñez en ‘Amar es para siempre’, ¿cómo es formar parte de este gran elenco? 

Así es nuestro trabajo, si tenemos la suerte de ir trabajando; cambiar de compañeros cada tanto y eso hace que el trabajo de uno se enriquezca. Encontrar nuevas complicidades, otras maneras de enfocar un personaje. La sensación que tuve en Amar es que es fácil formar parte de un engranaje que hace mucho tiempo que está muy bien engrasado. Todo el mundo trabaja a favor de que el ritmo de grabación, la cantidad de secuencias y lo que pueda surgir sean simplemente anécdotas pasajera. Hay un ambiente increíble de trabajo, de respeto y de comunicación.

  • El primer contacto con la Plaza de los Frutos y ya has tenido que despedir a tu hermano, ¿qué le espera a Jacobo a partir de ahora? 

A Jacobo en el punto donde se encuentra, es un punto de no retorno. Parece que Luis ya ha conseguido desenmascarar sus verdades intenciones con Lurdes y la familia Ordoñez y cada vez tiene menos que perder y por lo tanto menos que esconder. Jacobo empieza a mostrar su verdadera cara más cruel, más perversa.

Lo de mi hermano fue gracioso, uno se despedía y el otro llegaba. Fantaseamos un poco en coincidir en alguna secuencia pero por cuestión de tramas era bastante improbable

  • ‘Gran Hotel’, ‘Velvet’ o ‘Amar es para siempre’, ¿qué tienen las series de época que cuentan con tan buena acogida en nuestro país? 

Creo que tiene la distancia temporal adecuada para exponer y hablar de cosas bien actuales. Además, al menos para mi, hay algo del vestuario que se usaba por ejemplo en los 70, que me atrae mucho, las gestualidades, las formalidades. Yo es que soy un viejoven, jejeje.

  • Además, viajas a Argentina con tu monólogo ‘Tocando al frente’, ¿cómo es esta nueva aventura? 

Esta nueva aventura es ya la segunda vez que la emprendo, así que vuelvo a renovar la ilusión de vivir y sentir como se va a recibir, nuevamente, es monólogo que es “Tocando al frente” (Un viaje a la Argentina) que cuenta mi viaje de treinta días por el territorio del tango, los Glaciares y la Cataratas.

Y evidentemente con las ganas de volver a encontrarse con gente querida en Argentina y en Buenos Aires que empieza a tener como algo de hogar, para mi.

  • Tu agenda siempre está llena, ¿Qué otros proyectos tiene Llorenç González en el futuro? ¿Qué puedes avanzarnos? 

Trato de dejar huecos en mi agenda, cuando estoy trabajando para dedicar tiempo a aquello que me llena, aunque sea, simplemente, no hacer nada. Ojalá pudiera contaros algún proyecto próximo pero ahora mismo solo se queda en deseo o esperanza. Si que me gustaría empezar a entrar poco a poco en el terreno de la dirección y por supuesto seguir escribiendo.

Deja un comentario