Juan Salcedo

[Entrevista] Juan Salcedo (‘Servir y Proteger’): «el cine es lo primero que me motivó a ser actor»

Entrevista a Juan Salcedo, actor al que la mayoría recordará por meterse en múltiples ocasiones en el papel de Israel Carrillo en la serie ‘Servir y Proteger’

Aunque Juan Salcedo ha trabajado ya en teatro, cine y televisión, posiblemente su cara os sonará por interpretar a Israel Carrillo en la serie ‘Servir y Proteger’. Hemos tenido la oportunidad de hablar con él para que nos cuente todo sobre la ficción diaria, su forma de rodaje, los actores con los que ha tenido el placer de compartir escenas y si estaría dispuesto a volver como personaje regular con una mudanza definitiva a Distrito Sur.

  • Has estudiado Arte Dramático y trabajado en teatro, cine y televisión, ¿qué te gusta más como actor?

Me licencié en arte dramático en la ESAD de Málaga y el teatro me apasiona, pero el cine es lo primero que me motivó a ser actor, me encanta rodar cine, la televisión es maravillosa, y a través de ella podemos llegar a cualquier persona, y más ahora con todas las plataformas que hay, pero el cine para mí está en la cima de la pirámide. Veo mucho cine. En esta época en la que todo el mundo consume series y más series, yo sigo yendo mucho al cine. También veo muchas películas en DVD, me encanta ver los extras, cómo se hizo, escenas eliminadas, entrevistas, curiosidades…

  • Cada una de estas artes tiene sus pros y sus contras, ¿qué te atrae más de cada una de ellas?

Del teatro lo que más me gusta es la cercanía con el espectador, esa relación tan directa del actor con el espectador, y la sensación de que cada vez es única, es especial. Cada vez que representas una obra, no tiene nada que ver con la anterior, el ambiente que se crea es diferente, porque el público y las circunstancias cambian. Para hacer teatro tienes que ser un valiente, enfrentarte a tus miedos y a tus inseguridades y saltar al vacío. En televisión el ritmo es muy rápido, tienes que prepararte muy bien el papel y ensayar previamente mucho, porque cuando llegas al rodaje, no hay tiempo que perder, tienes que hacerlo bien, y eso es mucha presión, por eso también tienes que tener un equilibrio mental muy fuerte, pero no hay que agobiarse, hay que soltar y confiar. Como en el cine y en el teatro.

Una gran parte de nuestra profesión se basa en la confianza que tenemos que tener. A priori, en cine tenemos más tiempo de rodaje que en televisión, pero a veces pasa (y a mí me ha pasado) que, debido al bajo presupuesto de las producciones, tienes que hacerlo todo en pocos días, a unas horas poco comunes y en unas circunstancias poco frecuentes. Por ejemplo, te puede pasar que estés en Andorra, a las cuatro de la mañana y que te tengas que tirar a una piscina, con todo el frío que hacía, simulando estar “como pez en el agua”. Una locura, pero que a mí me da la vida.

  • Has participado como personaje episódico en ficciones como ‘Yo quisiera’ o ‘Centro médico’, pero ¿fue ‘Servir y Proteger’ la serie que te ayudó en tu carrera al convertirte en un personaje regular

“Servir y proteger” sin duda ha sido la serie que me ha permitido poder tener un personaje que, aunque vaya y venga, está muy presente para los espectadores y para los demás personajes de la serie. Es, hasta la fecha, mi experiencia más importante en televisión, un personaje al que le tengo muchísimo cariño, una serie que me está haciendo crecer mucho y que me está permitiendo conectar mucho con la gente, que me agradece (a través de las redes sociales y alguna vez por la calle) que muestre una cara de la sociedad que a veces trata de ser silenciada.

  • ¿Qué puedes decirnos sobre la serie ‘Servir y proteger’ que hace poco ha terminado el rodaje de la tercera temporada?

Que, aunque haya cambiado de horario, la gente no tiene que dejar de verla, porque, en un momento en el que todas las series diarias seguían la misma línea de telenovela de época, “Servir y proteger” llegó para innovar, para ofrecer al espectador un producto atractivo y actual, que sigue contando cosas nuevas. Eso, y que me sigan llamando, que ahora mi personaje está en París, pero yo creo que ya va tocando una visita al barrio, o, por qué no, una mudanza definitiva a Distrito Sur.

  • En la serie, interpretas a Israel Carrillo, ¿cómo es tu personaje?

Es un luchador, un valiente, una persona a la que siempre le ponen las cosas difíciles, que ha sabido tirar adelante a través de los rechazos de la sociedad y de su propio padre. Sobre todo, Israel es alguien que ya no tiene miedo, que sabe lo que es ganarse su pan y que tiene claro lo que quiere y lo que no quiere. Seguro que te gustaría que Israel fuera tu amigo porque es una persona muy equilibrada. En estos tiempos en los que se valora tanto que la gente vaya “sin filtros”, considero que Israel es alguien que te dice lo que te tiene que decir pero con algún filtro, para no hacerte daño, con el filtro del tacto o de la sensatez.

  • Tu padre en la ficción es uno de los grandes actores que ha dado este país, ¿cómo es compartir escena con Fernando Guillén Cuervo?

Para mí, una de las mayores alegrías que me ha dado este personaje es precisamente esa: trabajar con este gran compañero que me ha cuidado tanto y me ha hecho las cosas más fáciles. Desde el primer momento, Fernando me ha acogido y me ha guiado, permitiéndome disfrutar al máximo del rodaje y del proceso de creación. Me ha dado la confianza suficiente como para llegar al set y tener la tranquilidad de que lo que vamos a contar, lo vamos a contar desde adentro y desde la verdad.

  • ¿Te ha impactado la posibilidad de rodar con actores tan queridos y admirados que trabajan la serie?

No sé si la palabra es “impactado”, pero lo que sí me hace sentir es orgullo por el equipo tan bueno que conforma “Servir y proteger”, desde el equipo artístico, más conocido por el público, hasta el equipo técnico, que también es de primera. Para mi, llegar al plató y recibir tanto cariño, desde que me recogen, me visten, me maquillan y peinan, hasta que estoy rodando, es todo un motivo de felicidad y de gratitud.

  • ¿Cómo es el rodaje de una serie que se emite a diario? ¿cambia mucho el ritmo de grabación respecto a cortometrajes o películas de cine?

Sí, cambia mucho. Tienes que tener todo muy claro. Tienes que ser muy profesional, y metódico. Hay que hacer un trabajo previo muy profundo, para llegar al plató y tratar de hacerlo bien en pocas tomas. Normalmente tenemos poco tiempo para cada toma, así que, de alguna manera u otra, la presión está ahí, por eso tienes que tener tu trabajo bien preparado, para que cuando llegue tu momento, no tengas que estar pendiente de si me sé el texto o no. Te sabes tu texto, sabes lo que vas a contar y cómo lo vas a contar, y disfrutas.

  • Has vuelto a ponerte en la vida de Israel en varias ocasiones, ¿qué novedades ha traído tu personaje en la última etapa?

Esta última etapa hemos visto a un Israel más interesante, más inconformista, poniéndose en su sitio, harto de escuchar falsas promesas.  Conocíamos a un Israel más sumiso, sufridor, conformista… pero ésta última temporada podría decirse que ha sacado las uñas y le ha dicho a su padre cuatro cositas que le tenía que decir.

  • ¿Participarás o estás abierto a aparecer en más ocasiones en ‘Servir y Proteger’?

Estoy siempre abierto a que me llamen y, por supuesto, dispuesto a volver. Es una serie que me gusta y un lugar de trabajo con muy buen rollo, así que depende de las tramas, del guión y de si mi personaje encaja o no para esta nueva temporada.

  • Como actor, ¿a qué personaje te gustaría interpretar en un futuro?

Quiero hacer cine, quiero enfrentarme a papeles arriesgados, que no tengan nada que ver conmigo, que me mire al espejo y me cueste reconocerme. Quiero hacer cosas que sean relevantes, con mensaje, que se impliquen y no que dejen indiferente al espectador. No quiero cosas fáciles, quiero hacer personajes comprometidos.

  • ¿Qué proyectos tiene Juan Salcedo a partir de ahora? ¿dónde podremos verte próximamente?

¿Dónde podréis verme? Eso quisiera saber yo. Esta profesión es así, terminas un proyecto y no es habitual enlazarlo con otro. Lo más normal es que vuelvas a la casilla de salida y tengas que seguir haciendo castings. Y eso con suerte. A veces cuesta muchísimo acceder a las pruebas. Es un mundo complicado. No sé si soy un loco o un superviviente, pero tengo más paciencia que un santo y no me falta confianza, así que confío en que pronto me vais a ver en algo.

Deja un comentario