Como conoci a vuestra madre

‘Como conocí a vuestra madre’ y a Ted, Marshall, Barney, Lily y Robin

Sólo han pasado cuatro meses desde que empecé con mis objetivos seriefilos para 2014 y la cosa marcha. Ya os he hablado de Walter White en ‘Breaking Bad’ y hace no mucho lo hacía sobre mi experiencia con ‘Fringe’; pues bien, ahora toca desentramar la serie ‘Cómo conocí a vuestra madre’ que solo me ha durado un mes verla entera. [Contiene spoilers].

La sitcom nunca me había llamado la atención, había curioseado algo en la tele pero nunca me paré a verla desde el principio; algo necesario para opinar sobre cualquier serie que se precie. Siempre he pensado que se trataba de la nueva ‘Friends’ y me he dado cuenta de que aunque ambas están basadas en un grupo de amigos treintañeros, ‘How I Met Your Mother’ tiene identidad propia.

La serie arrancaba con una declaración de intenciones: Ted Mosby sienta a sus hijos en el sillón de su casa y poco a poco empieza a contarles una bonita historia sobre cómo conoció a su madre y se enamoró de ella. Una vuelta de tuerca que nos hacía ir adelante y atrás en el tiempo sin descanso, intercalando historias graciosas y divertidas de los protagonistas con momentos en los que partes del futuro son importantes en el presente.

Según conocíamos a Ted, Marshall, Barney, Lily y Robin queríamos saber más cosas sobre ellos: cómo eran, qué querían, qué anhelaban y sobre todo qué sentían. Las temporadas pasaron rápido: amores que no salieron bien, espantadas en el altar, calabazas putillas, cabras peleonas, bofetadas, nacimientos, cambios de trabajo, mudanzas; y junto a ellos hubo  las grandes borracheras en el MacLaren’s y un continuo High Five en una serie que ha sido… “legen… wait for it… dary, legendary!’.

Y entonces llegamos al final. Después de tener tanto tiempo para preparar un desenlace que no decepcione a los fans, lo cierto es que muchos se han posicionado en contra (y no me extraña). Nuestras expectativas estaban muy altas y contentar a los espectadores tras nueve años de incertidumbre es difícil, aunque creo que en esta ocasión, todos esperamos un Happily Ever After…

‘How I Met Your Mother’ nos ha regalado momentos increíbles, alocados y divertidos, en especial de Barney Stinson (Neil Patrick Harris está increíble). Él y Robin fueron los protagonistas de una gran boda: primero nos desvelaron al novio, luego a la novia y centraron las tramas de la novena temporada resumidas en tres días. Y todo para que tres años después den carpetazo al asunto, a Barney le salga una hija de debajo de las piedras (muy rebuscado) y Robin se centré en su carrera hasta que la trompa azul vuelva a llamar a su puerta.

“Nos has hecho sentarnos para contarnos la historia de cómo conociste a mamá… y ella casi no aparece. No, esta es la historia de cómo estás totalmente enamorado de la tía Robin”, afirma uno de los hijos después del relato. Y es que la madre, esa tierna y adorable Tracy que convenció desde el minuto 1 sólo queda en el recuerdo tras su muerte porque Ted vuelve a los brazos de Robin (una vez más). Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

  • Artículo publicado originariamente en La Vanguardia.
  • Fecha: 1 de mayo de 2014.

Deja un comentario