Tipos sexuales

¿Cuál de estos 13 tipos ‘sexuales’ eres tú?

Sexo, sexo, sexo. En pleno siglo XXI es difícil que no nos encontremos con alguna connotación sexual al cabo del día ya sea en la parada del autobús, en la tele, en una revista o escuchando a una mujer gemir por el uso de un champú en la radio. Hoy en día para estudiar la sexualidad de manera completa hay cinco componentes para tener en cuenta como el sexo, el género, la vinculación afectiva, el erotismo (deseo) y la reproducción.

En una sociedad que presume de ser abierta sexualmente, es hora de recapacitar sobre los diferentes tipos de orientaciones sexuales, condiciones sexuales y estilos de vida que tiene como sufijo la palabra ‘sexual’, ¿qué tipo eres tú?

1. Heterosexual

Considerado por muchos como lo ‘normal’, hoy en día solo es la opción más común o la más visible en la sociedad impuesta por tradiciones arcaicas de generaciones antiguas. La persona heterosexual se identifica con esos individuos que sienten atracción física o emocional por las personas del sexo opuesto, es decir, cuando a un hombre le gustan las mujeres o a una mujer le gustan los hombres.

2. Homosexual

El término ‘homos’ es una palabra griega cuyo significado es ‘igual’. Con esa explicación, homosexual sería aquella persona que siente atracción física o emocional por personas del mismo sexo. En el caso de los chicos se denominan ‘gays’, mientras que el término para las relaciones entre mujeres es ‘lesbianas’. Lamentable existen diferentes vocablos que a veces se emplean para denominar a este colectivo y tienen un carácter peyorativo.

3. Bisexual

Dando un paso más allá, son muchos estudios los que afirman que todos nacemos con una condición bisexual. Desde la antigüedad hay hechos comprobados de prácticas bisexuales en civilizaciones tan importantes como Grecia o Roma. No sé si será verdad, pero es la opción más amplia ya que ser bisexual se identifica con personas que sienten atracción física o emocional por ambos sexos, tanto hombres como mujeres.

4. Transexual

En ocasiones hay personas que nacen en cuerpos equivocados y para solventar ese problema existen tratamientos que te hacen ser quién realmente eres tanto en el exterior como en el interior. Ser transexual significa tener un determinado sexo biológico pero identificarse con el sexo opuesto, de hecho adoptan formas de vida similares a las del género de su identidad sexual. Para lograrlo toman hormonas o estrógenos, así el cuerpo se va transformando hasta que llegue la operación de cambio de sexo.

5. Asexual

Aunque la vida está enteramente ligada al sexo y todas las connotaciones que surgen a nuestro alrededor, existen individuos que no tienen ningún tipo de atracción sexual por ninguno de los dos sexos. Las personas asexuales no tienen vida sexual ya que tampoco cuentan con orientación sexual, no se sabe lo que les gusta y a pesar de todo pueden tener pareja pero sin llegar a ‘intimar’ o sentir la más mínima atracción por el otro.

6. Pansexual

Dicen que la “belleza está en el interior”, algo que llevan a rajatabla los considerados como pansexuales. Son personas que se sienten atraídas física o emocionalmente por otros individuos sin importar su orientación sexual o su apariencia física. No se fijan el físico ni en cómo eres por fuera, únicamente se fijan en la personalidad del ser hermano sin importar el contorno que le envuelve.

7. Antrosexual

A menudo los términos pansexual y antrosexual son confundidos por el público, pueden parecer lo mismo pero son muy diferentes. Mientras que el individuo pansexual sabe que se sienten atraídos por todo tipo de sexualidad, los antrosexuales desconocen su orientación sexual pero al mismo tiempo se sienten atraídos por cualquier persona. Una condición un poco liosa pero tan válida como cualquiera.

8. Demisexual

Con algo de relación con otros términos ‘sexuales’, los individuos catalogados como demisexuales son aquellos que desarrollaran una atracción sexual si existe una atracción emocional con la otra persona, no se dejan llevar por las apariencias. Pero el vínculo no tiene porque se únicamente romántico de una pareja, también puede existir cierto deseo sexual como en una amistad muy fuerte.

9. Metrosexual

Más que una orientación sexual se trata de una condición elegida por el propio individuo como estilo de vida. Se trata de hombres de la sociedad actual que se caracterizan por cuidar mucho su aspecto físico, se machacan en el gimnasio, van a la peluquería para cuidar su pelo, están obsesionados por la higiene, la salud y la limpieza y están al día de las últimas tendencias en moda.

10. Sapiosexual

La palabra “sapio” como prefijo del término sexual nos da una pista de por dónde van los tiros para aquellos considerados como sapiosexuales. Son personas que se sienten atraídas por cualquier ser humano (independiente de ser hombre o mujer) siempre que tenga una gran inteligencia. Les van las buenas conversaciones en lugar de un “aquí te pillo aquí te mato”, por muchos musculitos que tengas no les conquistarán si no tienes dos dedos de frente y algo de lo que hablar.

11. Lumbersexual

El metrosexual poco a poco ha dejado paso a un nuevo estilo por el que se sienten atraídas muchas personas, el lumbersexual. Se trata de hombres caracterizados con el mito del rudo leñador, su aspecto se identifica porque suelen llevar barba, camisas de cuadros, vaqueros y un aspecto algo desaliñado aunque cuiden su imagen. En los últimos años hemos visto catálogos de moda en los que prima cada vez más esta imagen.

12. Spornosexual

El término no tiene mucho tiempo de vida y está de moda entre las personas conectadas por las redes sociales, Internet y la tecnología. Si el metrosexual ya se interesaba por marcar músculos, machacarse en el gimnasio e intentar tener unos abdominales de acero; el spornosexual es aquel al que le gusta presumir de ello. Se trata de un individuo algo narcisista cuya una ilusión es publicar su tableta de chocolate en todas las redes sociales, por lo que veréis más fotos y selfies de sus músculos que de su propia cara.

13. Graysexual

La denominación de graysexual nace algo confusa, se trata de alguien que vive en un puente entre lo asexual y lo sexual, entre la sexualidad y la asexualidad. Pueden ser hombres o mujeres de cualquier condición sexual, simplemente nos dice que a veces puedes tener deseo sexual de estar con alguien y después tener una etapa en la que no querer estar ni hacer nada con nadie.

  • Artículo publicado originariamente en Los Replicantes.
  • Fecha: 27 de diciembre de 2015.

Deja un comentario