Sigüenza

Invitado en el I Encuentro de Escritores y Libreros en Sigüenza, desde la organización me pidieron que escribiera un pequeño texto donde mostrara mi relación con Sigüenza. Permitid que me ponga un poco nostálgico para contar cómo empezaron a surgir las ideas literarias y cómo esta maravillosa ciudad sigue estando muy dentro de mi. ¡Aquí lo tenéis!

Recuerdo pasear por las calles empedradas de Sigüenza, acercarme a pintar el castillo en una clase de pintura, observar por dentro del Parador, hacer trabajos sobre la Casa del Doncel y de la catedral, pasear por la alameda abarrotada de gente en verano, visitar el ayuntamiento o simplemente disfrutar de las actividades diferentes seguntinas.

Quizás por la juventud de entonces no te das cuenta de lo que tienes hasta que tienes que abandonar el nido y volar solo. Cuando sales fuera descubres que todo aquello supuestamente “común” de tu adolescencia en realidad tiene un valor increíble y comienzas a valorarlo como se merece.

  • Empiezas a comparar tu hermosa catedral con otras que visitadas a lo largo de tu vida y ves que no tenemos nada que envidiar…
  • Descubres que la estatua del Doncel no es solo una figura más… es arte vivo…
  • Que el castillo no es solo un parador ya que contiene una historia fascinante de reyes y reinas con Doña Blanca de Borbón de protagonista…
  • Que a pesar de ser algo muy difícil de conseguir, la magia impregnada en sus calles es capaz de transportarte a la Edad Media…
  • Y que lejos de todo lo que pensabas cuando te marchaste, no has parado de presumir de Sigüenza como una ciudad cargada de historia, arte, buena comida y espacios impresionantes que visitar.

Sigüenza me ha visto crecer, madurar y es precisamente aquí donde empecé a dar mis primeros pasos como escritor. Con solo diez años gané un concurso de cuentos infantiles y antes de marcharme a estudiar recibí un accésit con un relato que fue publicado en la revista del instituto. Eso era solo el anticipo de lo que estaba por llegar.

Escribir formaba parte de mi desde pequeño y tal vez por eso decidí estudiar Periodismo y he podido hacerlo en diferentes medios de comunicación, escribiendo sobre Sigüenza y nuestra querida provincia donde me han dejado.

Pero siempre perseguí una de mis grandes pasiones, la literatura. Con mi novela “Los misterios de Río Dulce” ya puedo decir que he cumplido mi sueño de ser escritor, o al menos de empezar a serlo. Una etapa preciosa que me ha dado momentos formidables y que no se detendrá ya que estoy trabajando en mi segunda novela que tiene unos protagonistas muy especiales: Sigüenza y el castillo en el que hoy nos encontramos.

¡Muchas gracias!

Un comentario

  • Jorge marzo 27, 2017 Reply

    Grandes palabras nacidas del alma y el corazón de uno de los escritores más grandes que conocerá el mundo literario…preparaos ..

Deja un comentario