‘Stranger Things’: una serie para nostálgicos

Después de escuchar, leer y observar las cosas positivas que se comentaban sobre la serie ‘Stranger Things’ ningún aficionado que se precie podía mirar para otro lado. Por eso aprovecho la oportunidad de zambullirme de lleno en esta nueva ficción veraniega que en una época de calor horripilante nos ha hecho quedarnos en casa pegados al televisor.

Netflix triunfa con una serie que apenas gozo de promoción previa, de la que nadie era consciente antes de su estreno y de la que todo el mundo habla en la actualidad. Así se hacen las buenas ficciones, sin hacer ruido y basándose en la calidad de su argumento. Cuando la gente te grita “tienes que verla”, tú obviamente les hace caso que para eso te lo están diciendo con un cartel de neón rojo bien grande.

En ‘Stranger Things’ vemos el regreso de Winona Ryder al panorama mundial como una madre coraje llamada Joyce que hará lo posible para buscar a su hijo desaparecido. Ambientada en Hawkings (Indiana), la policía y otros colectivos se verán involucrados en una investigación donde los familiares tratan de descubrir cosas que el Gobierno desea ocultar a toda cosa: encubrimientos, secuestros, hechos extraordinarios y sucesos paranormales difíciles de catalogar.

Cansados de remakes, nuevas adaptaciones y del futurismo mostrado en determinadas ocasiones, tal vez no haga falta centrarse tanto en los efectos especiales como hacerlo en la historia. ‘Stranger Things’ no solo muestra un conglomerado muy bien estructurado de principio a fin por los hermanos Duffer, la ambientación y la banda sonora te ayudan a meterse en la historia del joven Will y sus amigos.

Género como el drama adolescente, la ciencia ficción y el terror se entremezclan en una serie para nostálgicos del cine de los años 80. Los aficionados han podido encontrar claras referencias a otros títulos y autores que hicieron sucumbir a los espectadores en el pasado (Steven Spielberg, Stephen King, E.T., Freddy Krueger, dragones y mazmorras) y con los que muchos crecimos.

Gran importancia de la actuación de los jóvenes protagonistas, los adultos dejan de ser la parte clave de la trama ya que en ellos no recae el peso interpretativo. Los tres amigos (Finn Wolfhard, Gaten Matarazzo y Caleb McLaughlin) son impresionantes, pero es Eleven (Millie Bobby Brown) quién acapara el protagonista juvenil con una actuación brillante y una expresividad innata.

A pesar de todos los elogios sobre una de las series más mediáticas del año, ¿se puede considerar como la ficción del año o del verano? ¿Es tan trascendental como muchos dicen? Mi respuesta es NO. A ‘Stranger Things’ le cuesta unos episodios arrancar para lograr que el espectador se meta de lleno en la historia. Es un drama sobrenatural muy disfrutable, muy recomendado y muy interesante para cualquier nostálgico de la época; pero de ahí a considerarla la mejor serie, hay un paso muy grande…

  • Artículo publicado originariamente en La Vanguardia.
  • Fecha: 8 de agosto de 2016.

Deja un comentario