‘A dos metros bajo tierra’ 5×12 “Everyone’s Waiting”

La revista digital ‘OchoQuince Magazine’ ha decidido dedicar su último número a los episodios de series de televisión. En esta ocasión he decidido colaborar con ellos escribiendo sobre la ficción de HBO conocida como ‘A dos metros bajo tierra’ y su último capítulo titulado “Everyone’s Waiting” convertido en uno de los mejores finales de series de la historia de la televisión. Aquí tenéis el artículo completo:

Comenzar una serie es sencillo, desarrollar unos personajes es una tarea bastante más complicada y acabar una ficción satisfaciendo a toda una comunidad de fans es algo casi imposible. Finales de series hay muchos, unos llegan de repente y sin previo aviso, otros quedan en el limbo ante una cancelación inesperada y otros tienen tiempo de hacer las cosas tranquilas para encauzarse hasta el mejor desenlace posible.

No todas las series han logrado hacerse con el beneplácito de los espectadores al emitir el último episodio. ‘Perdidos’, ‘Cómo conocí a vuestra madre’ o ‘Los Serrano’ (por ejemplo) fueron muy criticadas, mientras que ‘House’, ‘Hijos de la Anarquía’, ‘The Wire’, ‘Breaking Bad’ o ‘Motivos Personales’ tuvieron el OK de la crítica. Sin embargo existe una serie en la que casi el 100% de los espectadores están de acuerdo: el maravilloso y espectacular final de ‘A dos metros bajo tierra’.

Tras cinco temporadas, ‘Six Feet Under’ se preparaba para el despedirse de aquellos personajes que crecieron, aprendieron y se desarrollaron en torno a un ámbito laboral poco visto hasta la fecha. Su funeraria decía adiós a los Fisher con el episodio 12 de la quinta etapa llamado “Everyone’s Waiting” y que todos nos hemos encargado de apodar incansablemente como “el mejor final de la historia de las series de televisión”.

Un epílogo con alma propia

El creador de la serie, Alan Ball, volvió a sentarse en la silla de director por última vez antes de despedirse para siempre de los personajes a los que había insuflado vida. ‘A dos metros bajos tierra’ empleó una técnica diferente entonces y muy repetida en las ficciones que se marchan hoy en día para no volver. Se trata un epílogo o flash forward que recorre la historia de los personajes en el futuro, viendo si han cumplido sus sueños.

Si fuera un epílogo normal como el de ‘Embrujadas’, ‘Mujeres desesperadas’ o ‘The O.C.’ (entre muchas otras) no se mantendría aún en la retina de tantos espectadores que continúan catalogándolo como EL MEJOR. Y todo comienza tras la muerte de Nate cuando Claire está decidida a abandonar todo lo que conoce para embarcarse en una nueva aventura alejada de su familia y sus amigos.

Aunque la serie se despedía de la audiencia, en realidad la protagonista comenzaba una nueva vida sobreponiéndose a cada tragedia vivida con anterioridad y sabiendo que debe evolucionar y luchar por lo que quiere. ‘A dos metros bajo tierra’ está plagada de mensajes y moralejas y la mejor está en la última frase de Nate (y de la serie): “no puedes sacar una foto de esto porque ya ha pasado”, es decir, no puedes capturar los momentos, sólo puedes vivirlos.

Así fue el final de los personajes

Claire se marcha a Nueva York en su coche, recorriendo una larga carretera y pensando en todo al mismo tiempo que se van sucediendo una decena de flashes del futuro. Observamos por ejemplo a Ruth, la matriarca consigue alejarse de sus demonios funerarios montando su particular paraíso para perros y muriendo en primer lugar junto a George y su familia (1946–2025).

La pareja formada por Charles y David por fin encontrará la estabilidad y felicidad que tanto buscaban. Tienen a sus hijos e incluso lograrán casarse, pero Charles morirá de varios tiros durante un atraco (1968–2029)  y David lo hará en un picnic familiar (1969–2044). Federico siguió ligado a los Fisher ya que aparece en cada acto importante de la familia, morirá desplomado durante un crucero (1974–2049).

El episodio “Everyone’s Waiting” es el único que comienza con un nacimiento, el de la hija de Brenda y Nate. Brenda conseguirá encontrar el amor al lado de un nuevo hombre y se marchará para siempre acompañada de su hermano Billy (1969–2051). Y para concluir la ficción se centra en Claire, la tímida fotógrafa está prepara para irse y lo hará a la edad de 102 rodeada de las fotografías de su familia (incluido su marido) y sabiendo que ha hecho lo que realmente quería hacer (1983–2085).

Diez minutos de clímax televisivo

El capítulo “Everyone’s Waiting” supuso un final atípico porque nadie había narrado hasta ahora la vida futura de los personajes hasta el mismísimo instante de su muerte; por eso ‘A dos metros bajo tierra’ es tan especial. Todos los episodios comenzaron con un epitafio, era muy lógico y racional que los protagonistas se despidieran descubriendo cómo sería su muerte. Eso es lo que hace que sea un final tan perfecto.

Serán los 10 últimos minutos aquellos que transformarán y encubran este episodio como uno de los mejores de la televisión. Casi 600 segundos capaces de hacerte sentir un mar de emociones y de soltar alguna lagrima porque eres consciente de que todo se acaba, que la muerte es parte de la vida y la vida hay que exprimirla al máximo.

Esa alusión de imágenes son capaces de tocarle la fibra a cualquiera que haya compartirlo más de una tarde con la familia Fisher, donde la música hace un trabajo extraordinario. Sin duda, el final de ‘A dos metros bajo tierra’ no hubiera sido lo mismo sin la canción ‘Breathe Me’ de Sia; su voz, sus melodías y su piano son parte ya de la historia de la serie.

Deja un comentario