Las Jornadas Medievales esperan a 30.000 visitantes

Sigüenza se prepara para transformarse en una ciudad del pasado como hace cada año gracias a las Jornadas Medievales que se celebrarán los próximos días 8, 9 y 10 de julio. La ciudad se engalana con sus mejores galas y se viste con cientos de pendones para la ocasión que cuelgan de las calles, preparándose para recibir entre 20.000 y 30.000 visitantes que poblarán las calles empedradas de la Ciudad del Doncel durante el fin de semana.

El viernes arranca la cita con la presentación de personajes, aunque previamente la Asociación Medieval de Sigüenza es la encargada de montar el mercado medieval, uno de sus máximos atractivos. Según nos cuenta Sonsoles Arcones, concejal de Educación y Cultura del Ayuntamiento, “las jornadas medievales se hacen gracias al mercado, al dinero que se saca de él” y a los patrocinadores que aportan su granito de arena.

En el mercado medieval, situado principalmente en la plaza del castillo, la Calle Mayor y los aledaños a la Plaza del Ayuntamiento y la catedral, se puede encontrar de todo: juguetes de la época, artesanía hecha a mano, diversión para los más pequeños, joyas para las más presumidas, chucherías y un sinfín de puestos de comida donde degustar algunos de los manjares medievales y saciar la sed.

SÁBADO INTENSIVO.

“Las cosas que más suelen gustar a la gente son: el asalto al castillo, el desfile medieval, la exposición de aves rapaces, la noche del embrujo y la iluminación con velas”, nos confirma Sonsoles Arcones. El plato fuerte de las Jornadas Medievales es el sábado donde se agrupan la mayoría de actos importantes.

Después de disfrutar de justas y juegos medievales a caballo y un espectáculo del vuelo de aves rapaces en las eras del castillo; dará comienzo el asalto al castillo, uno de los máximos atractivos. Pedro I de Castilla, apodado El Cruel por los castellanos, dejó a Doña Blanca en el Castillo de Sigüenza y los partidarios de la Reina y su familia de Francia vinieron a rescatarla e intentar llevársela. Sin rigor histórico, la escena sigue atrayendo la máxima atención del público.

Por la noche, Sigüenza se transforma dejándose llevar por las ánimas que llegan cuando se va la luz del Sol. Un ejemplo perfecto es la noche del embrujo, las brujas que tendrán su aquelarre de hechizos en la Fuente de los Cuatro Caños, salen a pasear por las calles del casco histórico con sus antorchas, hechizos, maleficios y buena música. “Nadie sabe dónde pueden aparecer y dónde no. Son brujas, es un misterio dónde van a ir, no lo sabemos ni los organizadores”, explica la concejal de Cultura.

El domingo por la tarde se cierran las Jornadas Medievales con un teatro infantil para niños, la entrega de premios del concurso de carteles y un concierto de órgano en la catedral. “Pese a no ser muy medieval, es una forma de meter a la catedral dentro de las jornadas medievales”, explica Arcones. Se trata de un evento dentro del programa de la III Ruta de Órganos Históricos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y pondrá el broche de oro a esos días de fiesta donde la música siempre tiene un lugar privilegiado.

Sigüenza se transforma durante dos días para volver al medievo, el tráfico desaparece para dejar paso al encanto de los caballos y la iluminación de vuelve tenue.

  • Artículo publicado originariamente en la versión impresa de La Tribuna de Guadalajara.
  • Fecha: 3 de julio de 2016.

Deja un comentario