13 cosas interesantes que quizás no sabías sobre los sueños

Sabemos que es recomendable dormir ciertas horas al día, que no tenemos que hacer ejercicio antes de meternos en la cama y que la siesta puede ser algo bueno para la relejarnos durante la noche. En el Día Mundial del Sueño vamos a descubrirte algo nuevo que no conocías sobre los sueños, ¿son iguales para todos? ¿Eres capaz de recordar todo lo que sueñas por la noche? ¿Puedes controlar tus sueños?

13. Diferencias entre hombres y mujeres

Las diferencias entre hombres y mujeres también existen en los sueños, lo cual no debe pillarnos por sorpresa. Se refiere al contenido, mientras que el sector masculino tiende a soñar con agresiones, las mujeres tienen sueños complejos con más detalles y personajes y suelen hacerlo con ambos sexos por igual. Los hombres sueñan más con hombres, el doble de veces que lo hacen las chicas.

12. Sueños, ¿en color o blanco y negro?

Puede parecer algo poco normal, pero aproximadamente 2 de cada 10 sueños que tenemos (y recordamos) son en blanco y negro. Existe este pequeño porcentaje de la población que sueña sin ningún color, aunque las investigaciones dicen que tendemos a soñar en tonos pastel en lugar de colores vivos como los que vemos en nuestro día a día en cualquier parte a la que miremos.

11. Los olores influyen en los sueños

Todo influye a la hora de soñar, tanto tus experiencias como tu estado de ánimo o las cosas del día a día. Sin embargo los olores también son un pilar determinante para soñar: si estamos en una habitación que huele mal nuestro cerebro lo asociará con algo desagradable y la confabulación del sueño daría algo negativo. Si ocurre lo contrario y llenas tu habitación de buenos olores, el sueño será más relajante y placentero.

10. Hay sueños universales

Hay sueños especiales que dependen de las experiencias de cada persona, pero existen otros universales que son recurrentes en cualquier individuo independientemente de las diferencias culturales que existan. Por ejemplo son sueños donde persiguen, somos atacados, caemos al vacio, nos encontramos desnudos en público o estamos inmóviles ante algo importante.

9. Priman las emociones negativas

En un catalogo enorme de sueños, hay emociones que se pueden dar mientras estamos dormidos. Aquellos que recuerdan sus sueños tienden a memorizar los sueños donde priman las emociones negativas. Alegría y sorpresa quedan relegados a un segundo plano; la ansiedad, el estrés, el miedo, la desesperanza o la tristeza suelen predominar en los sueños sobre las emociones positivas.

8. Pesadillas con un origen

En esa época cuando el trabajo es muy estresante, cuando no pasamos buen momento con nuestra pareja o tenemos problemas familiares complicados, es el instante en el que las pesadillas hacen su aparición. Lo que debes hacer es descubrir cuál puede ser el origen de esos sueños porque siempre hay algo que las desencadena: las preocupaciones, el estrés y la ansiedad suelen ser desencadenantes para para que tus sueños se conviertan en tu peor pesadilla (nunca mejor dicho).

7. El control de los sueños

La pregunta es sencilla, ¿es posible controlar los sueños? Es un fenómeno poco habitual denominado sueño lúcido que sucede cuando somos conscientes que estamos soñando y somos capaces de controlar el sueño para llevarlo a donde nosotros queremos. Hay personas que poseen esa habilidad especial, aunque el 50% de la población recuerda haberlo hecho al menos una vez en su vida.

6. La reacción de tu cuerpo es como si estuvieras despierto

La experiencia cuando dormimos y soñamos se registra en nuestro cuerpo y cerebro casi de la misma manera que si estuviéramos despiertos. Tienen sentido pensar que el cuerpo reaccione de la misma manera ante una situación de estrés, ante un sueño erótico o un acto de vandalismo. De ahí que algunas veces nos levantemos sofocados, enfadados o con rabia, porque lo que has vivido en el sueño tu cuerpo también lo ha experimentado en la realidad.

5. Si recuerdas tus sueños, eres diferente

Lo normal es que la mayoría de la población no recuerde sus sueños pasados unos minutos después de despertarse. Solo algunos privilegiados tienen la capacidad para rememorar con detalle lo ocurrido durante una noche, lo cual podría deberse a una región del cerebro llamada unión temporoparietal que muestra más actividad espontanea durante el sueño y también despierto.

4. ¿Por qué no recordamos los sueños?

El cerebro no funciona igual despierto que dormido, por lo que procesará la información de una manera distinta. Según investigaciones a pacientes de sueño, se ha descubierto que las personas que duermen mucho tienen inactivas zonas cerebrales que juegan un papel fundamental en los recuerdos y la memoria, justo durante la fase MOR del sueño, en el momento en el que soñamos.

3. Olvidamos los sueños fácilmente

¿Cuántas veces te has levantado con la sensación de haber tenido un sueño (bueno o malo) pero al cabo de un tiempo lo has olvidado completamente? No te preocupes, no eres el único, el 95% de los sueños se olvidan de manera muy rápida a los minutos de haber despertado.

Soñamos muchas cosas a lo largo de la noche, sueños que se suceden uno detrás de otro. Razón por la cual el cerebro no tiene oportunidad de asentar el recuerdo, solo rememorará la emoción de algo agradable o desagradable. Si por el contrario te has despertado durante la noche, es posible que tengas mejor recuerdo de tu sueño porque se habrá asentado mejor.

2. Todos los seres vivos soñamos…

Cualquier ser vivo tiene la capacidad de soñar: mamíferos, reptiles y aves tienen fase REM del sueño y por lo tanto es muy probable que tengan esta capacidad, algo que quizás no les suceda a insectos y peces que no tienen fase REM. Un dato curioso lo aportan los cetáceos que duermen solo la mitad de su cerebro, la otra permanece activa para seguir nadando en el agua y mantenerse a flote. Sueñan de una manera diferente a la nuestra.

1. Siempre soñamos

Es una verdad innegable, soñamos absolutamente todas las noches desde que nacimos. Según las investigaciones demuestran que lo hacemos en periodos de entre 5 a 20 minutos por noche, lo que podría sumar un promedio de unos 6 años a lo largo de nuestra vida. Lo hacemos casi siempre durante la fase REM pero estamos soñando constantemente, qué no recordemos algo no quiere decir que no haya sucedido.

  • Artículo publicado originariamente en Los Replicantes.
  • Fecha: 18 de marzo de 2016.

Deja un comentario