‘Legends of Tomorrow’: héroes de ayer, de hoy y de mañana

Una de las series más esperadas de la mid season 2016 volvía a ser otra sobre superhéroes, es la 350.741 que se estrena en los últimos años. El aluvión de ficciones de la misma tipología a la larga hará que nos sintamos menos atraídos por las aventuras de los héroes con súperpoderes. Pero hasta la fecha la formula funciona y quieren seguir explotándola un poco más con ‘Legends of Tomorrow’.

Para aquellos que piensan que ‘Arrow’ está perdiendo el rumbo serio y distinguido que le caracterizaba (por las ñoñerías de pareja Oliver-Felicity) y opina que ‘The Flash’ es demasiado ligera, repetitiva y adolescente… llegan los héroes del mañana como una mezcla equilibrada entre los héroes y villanos vistos en ambas series que se unen con un objetivo concreto: dejar su nombre en la historia.

El capitán Frío, Heat Wave, el Dr. Martin Stein con Jax como Firestorm, Ray Palmer, Sara Lance y los nuevos Hawkgirl y Hawkman se incorporan a los objetivos de Rip Hunter, un Maestro del Tiempo. El inicio de la ficción y su intención principal es luchar contra un ser inmortal llamado Vandal Savage, un enemigo de los viajes en el tiempo.

La única razón de elegir a esos ‘héroes’ en lugar de otros más poderosos como Superman, Supergirl, Batman, Capitán América, Thor u otros es que ellos nunca han tendrán su nombre en la historia. Lo cual atraerá a todos para ser recordados durante eones y lo harán en un constante viaje entre épocas pasadas y futuras donde intentarán acabar con el enemigo al mismo tiempo que no dañan la historia.

Lo malo de introducir a personajes tan variopintos en un mismo escenario es la empatía contrariada por cada uno de ellos. Adoramos a Canario Blanco y todo lo que representa, pero muchos estrangularíamos a Atom cada vez que abre la boca para mostrar su superioridad. Por eso los personajes se convierten a la vez en lo mejor y lo peor de la serie, esperando pequeñas mono dosis para que ninguno llegue a cansar.

‘Legends of Tomorrow’ también tiene escenas de lucha bien conseguidas, unos efectos especiales decentes y un ritmo ligero para convencer al espectador a seguir viéndola. No es una mala serie de superhéroes, es decente, mantiene un toque cómico y los viajes en el tiempo siempre son un gran reclamo para el espectador. Otro punto a su favor es ser una miniserie de 13 episodios con final cerrado, yo seguramente seguiré viéndola.

  • Artículo publicado originariamente en La Vanguardia.
  • Fecha: 10 de marzo de 2016.

Deja un comentario